Un Cohiba Siglo VI

De todas las vitolas de la marca Cohiba, el Siglo VI es una de las mas buscadas, su formato, la calidad de sus hojas y construcción lo convierten en un digno acompañante para la mejor fumada y el mejor momento.

No obstante, hay que considerar que es un habano que requiere un tiempo para su puesta a punto, es así y realmente es un detalle importante.

¿Cuanto tiempo?, es una gran pregunta, hay quienes hablan de un año, algunos de dos y hay marcas como en el caso de Cohiba que mientras mas tiempo mejor, mucho mas en cepos 52 como este Cañonazo. Pero hay también otra interrogante, ¿Como saber que tan bueno esta, si no habíamos probado alguno con poco tiempo?.

Por ello hemos decidido probar un Siglo VI de una de las cajas que tenemos en existencia, fecha Julio 2016, exactamente un año.

Su apariencia es impecable, no hay duda que Cohiba pone mucho detalle en la calidad de sus  capas, muy suave, aunque 2016 no  se caracterizo por ser un buen año de capas en Cuba, se nota el brillo de los aceites, un peso adecuado para su tamaño, buena cantidad de tripa, una construcción digna de un Cohiba.

El encendido es perfecto, el aroma del característico del tabaco cubano es lo mejor y en este caso el plus de saber que serán casi 90 minutos para disfrutarlo, le dan un toque adicional. Su inicio es sutil, es un habano  para dedicarle toda la atención.

Su evolución es marcada, sobre todo en el ultimo tercio donde sus sabores se acentúan. Vale la pena esperar un año mas para probar el siguiente y encontrar el secreto que guarda la mejora detrás de una larga espera de un habano.

Deja un comentario